VISTA devela la Pequeña Nube de Magallanes

La Pequeña Nube de Magallanes (SMC por sus siglas en inglés) es una galaxia enana,  más pequeña que su gemela, la Gran Nube de Magallanes (LMC). Son dos de nuestras galaxias vecinas más cercanas: SMC se encuentra a unos 200.000 años luz de distancia, tan sólo una doceava parte de la distancia a la conocida galaxia de Andrómeda. Como resultado de las interacciones entre ellas y con la propia Vía Láctea, ambas tienen una forma bastante peculiar.

La Pequeña Nube de Magallanes es un llamativo objeto del cielo del sur que puede verse incluso a simple vista. Pero los telescopios de luz visible no pueden obtener una visión clara de lo que hay en la galaxia debido a las nubes de polvo interestelar que lo impiden. Crédito: ESO/VISTA VMC

Su relativa proximidad a la Tierra hace de las Nubes de Magallanes las candidatas ideales para estudiar cómo se forman y evolucionan las estrellas. Sin embargo, mientras que ya se sabía que la distribución y la historia de la formación de estrellas en estas galaxias enanas era bastante compleja, uno de los mayores obstáculos para la obtención de observaciones claras de esa formación estelar ha sido el polvo interestelar. Enormes nubes de estos diminutos granos dispersan y absorben la radiación emitida por las estrellas —especialmente en el rango visible—, limitando lo que puede ser visto por los telescopios desde la Tierra. Esto se conoce como extinción (producida por el polvo).

SMC está llena de polvo, y la luz visible emitida por sus estrellas sufre una extinción significativa. Afortunadamente, no toda la radiación electromagnética se ve igualmente afectada por el polvo. La radiación infrarroja pasa a través del polvo interestelar mucho más fácilmente que la luz visible, por lo que observando la luz infrarroja de una galaxia podemos aprender acerca de las nuevas estrellas que se forman dentro de las nubes de polvo y gas.

VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope, telescopio de sondeo en el visible y el infrarrojo) fue diseñado para obtener imágenes de la radiación infrarroja. El sondeo VMC (VISTA Survey of the Magellanic Clouds) se centra en cartografiar tanto la historia de la formación estelar en ambas nubes como su estructura tridimensional. Gracias a VMC se han obtenido imágenes infrarrojas de millones de estrellas de la Pequeña Nube de Magallanes, proporcionando una visión sin precedentes que casi no se ha visto afectada por la extinción del polvo.

Estos cortes seleccionados muestran algunos de los aspectos más destacados de una nueva imagen infrarroja de nuestra galaxia vecina, la Pequeña Nube de Magallanes, obtenida con el telescopio VISTA desde el Observatorio Paranal de ESO. El panel inferior-derecha muestra el brillante cúmulo globular 47 Tucanae, que se encuentra mucho más cerca de la Tierra que la Pequeña Nube de Magallanes. Crédito: ESO/VISTA VMC

Toda la imagen está llena de estrellas que pertenecen a la pequeña Pequeña Nube de Magallanes. También incluye miles de galaxias de fondo y varios cúmulos estelares brillantes, incluyendo 47 Tucanae a la derecha de la imagen, que se encuentra mucho más cerca de la Tierra que la Pequeña Nube de Magallanes. ¡La imagen con zoom les mostrará la Pequeña Nube de Magallanes como nunca antes la habían visto!

La abundancia de nueva información en esta imagen de 1,6 gigapíxeles (43.223 x 38.236 píxeles) ha sido analizada por un equipo internacional dirigido por Stefano Rubele, de la Universidad de Padua. Se han utilizado modelos estelares de vanguardia para producir algunos resultados sorprendentes.

VMC ha revelado que, si las comparamos con las galaxias vecinas de mayor tamaño, la mayoría de las estrellas de la Pequeña Nube de Magallanes se han formado más recientemente. Estos primeros resultados del sondeo son sólo una muestra de lo nuevos descubrimientos que están por venir, ya que el sondeo continua revelando lo que hay en los puntos oscuros de nuestros mapas de las Nubes de Magallanes.

Este diagrama muestra la constelación de la Tucana, hogar de la Pequeña Nube de Magallanes observable desde el hemisferio Sur a simple vista. Crédito: ESO, IAU and Sky & Telescope

Este trabajo de investigación se ha presentado en el artículo científico "The VMC survey – XIV. First results on the look-back time star formation rate tomography of the Small Magellanic Cloud", publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de dieciséis países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, junto con el país anfitrión, Chile. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, actualmente el mayor proyecto astronómico en funcionamiento del mundo. Además, cerca de Paranal, en Cerro Armazones, ESO está construyendo el ELT (Extremely Large Telescope), el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.

Esta es una traducción de la nota de prensa de ESO eso1714.

Traducción: J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.