Pulsos estelares podrían ser el llamado de ET

Sloan Digital Sky Survey (SDSS) en Nuevo México, EUA. Crédito: SDSS/Fermilab Visual Media Services/NASA

Sloan Digital Sky Survey (SDSS) en Nuevo México, EUA. Crédito: SDSS/Fermilab Visual Media Services/NASA

Extraños pulsos de luz cósmica podrían ser señales de cientos de diferentes civilizaciones alienígenas - o sólo la última falsa alarma en la tortuosa búsqueda de ET.

Este mes, los astrofísicos Ermanno Borra y Eric Trottier, ambos de la Universidad de Laval en Quebec, anunciaron que habían visto las misteriosas señales de luz procedentes de 234 estrellas diferentes en nuestra Vía Láctea. Estos pulsos se ajustan al perfil de señales que Borra, en un documento de 2012, predijo que alienígenas inteligentes podrían utilizar para llamar nuestra atención, escribieron los autores.

"Encontramos que las señales detectadas tienen exactamente la forma de una señal de ETI [inteligencia extraterrestre] predicho en la publicación anterior y por lo tanto encajan con esta hipótesis," el dúo escribió en el documento publicado en línea el 14 de octubre en la revista Publicaciones de la Sociedad Astronómica del Pacífico.

"El hecho de que sólo se encuentran en una fracción muy pequeña entre las estrellas dentro de un rango espectral estrecho centrado cerca del tipo espectral del Sol también concuerda con la hipótesis de ETI," añadieron los investigadores en el estudio. (Borra y Trottier miraron los espectros de 2,5 millones de estrellas estudiadas por el Sloan Digital Sky Survey, que utiliza un telescopio en Nuevo México.)

Pero no te emociones demasiado.

Borra y Trottier dijeron que se necesitan observaciones adicionales para confirmar esta hipótesis, y los astrónomos externos son aún más enfáticos en este punto. De hecho, existe una saludable dosis de escepticismo, dijo Seth Shostak, astrónomo senior del SETI (Instituto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) en Mountain View, California.

Por ejemplo, parece poco probable que 234 sociedades alienígenas separadas estuvieran enviando dichas señales más o menos simultáneamente, dijo Shostak.

"Sería como si nosotros estuvieramos enviando las mismas señales que los abisinios - lo que no tiene mucho sentido". "Si yo fuera un tipo de apuestas, apostaría a que esto es un artificio, en la forma en que procesan sus datos."

Shostak también dijo que sabía de seis diferentes astrónomos que habían recomendado no publicar el documento, al menos sin una revisión significativa. Sin embargo, hizo hincapié en que las publicaciones de la revista de la Sociedad Astronómica del Pacífico gozan de buena reputación.

Los astrónomos detrás de la Escucha Más Allá, un proyecto de $100 millones USD, que está escaneando los cielos en busca de señales de ETI durante los próximos 10 años, también emitió escepticismo.

"La comunidad SETI internacional ha establecido una escala de 0 a 10 para la cuantificación de las detecciones de los fenómenos que pueden indicar la existencia de vida avanzada más allá de la Tierra llamada 'Escala RIO'", los miembros del equipo de Escucha, cuyo programa de la ciencia tiene su sede en el Centro de Investigación SETI de Berkeley (BSRC) de la Universidad de California, Berkeley, dijo en un comunicado. "El equipo BSRC evalúa el resultado de Borra-Trottier actualmente en un 0 o 1 (Ninguna / insignificante) en la escala RIO."

Pero el escepticismo no significa desechar.

Shostak cree que las estrellas señaladas por Borra y Trottier son dignas de una investigación de seguimiento, al igual que Escucha Más Allá. De hecho, esta última organización planea estudiar varias de estas estrellas utilizando el telescopio óptico de7,9 pies (2,4 metros) Automated Planet Finder en el Observatorio Lick en California, dijeron los miembros del equipo en el mismo comunicado.

La larga historia de falsas alarmas SETI - incluyendo una detección que generó un gran zumbido en la comunidad en agosto pasado, pero que pronto fue rastreado hasta un satélite Ruso - no debe disuadir a los científicos de darle registro de salida a candidatos interesantes, Shostak subrayó.
 

Autor: Mike Wall, Senior Writer en Space.com

Artículo original publicado en Space.com