Music For a Dying Star, la melancólica muerte de "R-Sculptoris"

La noción del espacio exterior ha estado siempre presente en la actividad artística, se podría decir que es uno de los temas más recurrentes en la historia del arte a través de los siglos, las escuelas, movimientos y tendencias artísticas. Incluso cuando no ha sido el foco de piezas artísticas importantes o de discursos de los más grandes artistas conocidos y desconocidos, planetas, estrellas, soles, lunas, ideografías de otros mundos, cometas y demás objetos espaciales han estado presentes a lo largo de la actividad plástica del hombre.

                       Espiral de R Sculptoris © ALMA (ESO / NAOJ / NRAO)

En este Siglo XXI, estamos viviendo una era de oro en la investigación astronómica y la exploración espacial, nunca antes el hombre había tenido la capacidad tecnológica, económica e intelectual para llevar a cabo la investigación que resolverá, eventualmente, las primordiales y más primitivas cuestiones humanas, ¿Quiénes somos? ¿Dónde estamos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Estamos solos?.

Preguntas que comparte la ciencia con el arte. Toda creación artística nace y se ejerce a partir de esos principios y cuestiones, refleja esas realidades y plasma en el tiempo esas respuestas, de lo individual a lo universal.

Ahora, como nunca antes en la historia, los artistas y científicos están logrando sostener un diálogo basado en lo real, estamos dejando atrás el factor de fantasía que nos imponía la ausencia de conocimientos exactos y profundos sobre el espacio que permitían al artista caer en falacias metafísicas para describir el cosmos. En su lugar, estamos viviendo un tiempo en el que la relación artista-científico permite la producción creativa con fundamento y la divulgación masiva de ese conocimiento. Es una relación gana-gana.

Music for a Dying Star es un proyecto del Observatorio Nacional Astronómico de Japón (NAOJ) y el observatorio astronómico Atacama Large Milimeter/submilimeter Array (ALMA). Un CD con música compuesta a partir de las ondas milimétricas de la estrella moribunda R Sculptoris a 950 años luz de la Tierra y que observó el equipo japonés en el telescopio ALMA, en Chile.

 Antenas en el desierto de Atacama, Chile. © ALMA (ESO / NAOJ / NRAO)

El telescopio ALMA a 5,000 msnm. detecta ondas de radiación milimétrica que se encuentran entre el infrarrojo y las ondas de radio, los astrónomos convirtieron esta información en imagen y posteriormente las imágenes fueron traducidas en 70 placas en forma de disco. Una caja, un motor y un peine de metal conforman un tornamesa, ALMA Music Box,  los discos al ser reproducidos crean la melancólica melodía de la muerte de R Sculptoris, con la imagen creada a partir de la información recibida por el telescopio, se montó una instalación en la galería de diseño 21_21 en el distrito de Roppongi en Tokyo y en la exposición “In Our Time: Art in Post-industrial Japan” en el Museo de Arte Contemporáneo del Siglo XXI, en Kanasawa, Japón.

ALMA Music Box se puso a disposición de los artistas Taeji Sawai, Shuta Hasunuma, Shione Yukawa, Goro Ito, Takagi Masakatsu, milk a.k.a Taro Umebayashi, Throwing a Spoon, Mito, Taikuh Jikang, Steve Jansen y Christian Fennesz  para  que compusieran, cada uno, una canción remezclando el material sonoro y editar un CD, el cual se publicó el pasado 30 de septiembre. Producido a través de crowdfunding no solo es un logro la concreción de este proyecto con la participación de astrónomos, artistas y público, sino también lo es la complejidad que implica trabajar con los datos reales que produce el telescopio ALMA a través de la radiación milimétrica y transformarlos al lenguaje musical.

“Los logros de la investigación científica deben ser propiedad de todo ser humano. Nos gustaría compartir esto como un medio familiar, como música, y tratar de producir arte en colaboración con el Universo.” Se afirma en el sitio de Music For a Dying Star (www.almadyingstar.jp) Esta premisa nos permite ver la dirección que tomarán las cosas de ahora en adelante, el científico y el artista trabajando juntos son ya un motor fundamental en la generación de tecnologías, conocimientos, estéticas contemporáneas y su divulgación.

Antenas y estrellas en las instalaciones de ALMA. © ALMA (ESO / NAOJ / NRAO)

Resta únicamente agradecer a todos los involucrados por sacar adelante este proyecto, en especial al Dr. Masaaki Hiramatsu por otorgarnos las facilidades para realizar esta nota.

El disco se puede adquirir a través del sitio oficial Music For a Dying Star.

Si deseas saber más visita el sitio de ALMA Music Box.